“Rayuela”, de Julio Cortázar

10 10 2009

Hace tiempo que no escribo acerca de libros, y el principal motivo es que pasé la mayor parte del año pasado con un libro en particular. Y bueno, tambien porque llegó (y terminó) el verano, y mientras haga calorcito, hay que aprovechar para pasearse. El libro que monopolizó mi tiempo libre se trata de “Rayuela”, de Julio Cortázar, una lectura retadora y sumamente personal, que demanda atención complete por parte de su audiencia.

Se podría decir que “Rayuela” es una historia de amor. También se podría decir que es un cuento de fantasmas, o una colección de apuntes y recortes de un escritor. Se pueden decir muchas cosas acerca de este libro, pero uno de los detalles más famosos del mismo es su inusual estructura. En la introducción, Cortázar señala que se puede leer “Rayuela” de dos formas: secuencialmente, o siguiendo un orden diferente, brincando para adelante y atrás con una serie de capítulos “prescindibles”. En mi opinión personal, no hay demasiada diferencia entre las dos versiones, y un lector que no deseé explorar esta obra en múltiples ocasiones se verá mejor servido leyendo la versión extendida desde un inicio.

La historia de “Rayuela” sigue a Horacio Oliveira, intelectual argentino buscando sentido a su existencia en París, y sus amores con La Maga. La segunda mitad de la historia sigue a Oliveira tras su regreso a Argentina, continuando esa futil búsqueda, pero marcado de por vida por los eventos de París. No ahondo más en los detalles de la historia porque no es lo más importante. Algunos pasajes son inolvidables, como el torrencial concierto de piano, la noche en vela con el pequeño Rocamadour, el uso creativo de unas tablas en una tarde calurosa, y el acordonado final. Pero “Rayuela” trasciende más allá de su línea narrativa, y presenta a unos personajes vivos, personajes con los que quizá no simpaticemos, pero que respiran y nos miran de regreso a través de las páginas.

“Rayuela” es una lectura que pide ser saboreada con calma. Cortázar nos demuestra línea con línea lo hermoso que es el lenguaje español, jugando con las palabras y la mente de sus lectores. Especialmente memorable es un capítulo escrito en glíglico, lenguaje de pasión pura con similar fonética y reglas ortográficas que el español. ¡Ah, cómo me gusta mi lengua!





“Mil Grullas”, de Yasunari Kawabata

14 03 2008

Mil grullas

Después de la muerte de su padre, los antiguos tazones de té y las mujeres involucradas en el pasado de su padre reaparecen ante el joven Kikuji. Entre recriminaciones y búsqueda de redención, las piezas de té cambian de manos al igual que las pasiones del confundido joven.

“Mil Grullas” es una delicada y extraordinaria novela, difícil de describir. La historia está centrada principalmente en la interacción de los diferentes personajes y forma en que su pasado los afecta. Chikako, una mujer con una inusual mancha en el pecho, es la amante abandonada y despechada, cuyo descarado entrometimiento es extrañamente tolerado. La señora Ota carga consigo la vergüenza de la debilidad en su soledad, una pena compartida con su joven hija Fumiko. Kikuji sueña por momentos con una delicada joven con un pañuelo bordado con grullas, pero su encuentro con las otras tres mujeres lo lleva a situaciones completamente diferentes de lo que hubiera pensado al principio. La historia fluye lentamente, casi apenas sin moverse, como una insignificante parte de algo más constante y duradero como las piezas cerámicas que son también protagonistas del libro.

El libro es aún más interesante por las descripciones de la ceremonia de té, una tradición tan ajena y fascinante.  Y mientras leo de piezas que sirven té en un momento y albergan flores en otro, no puedo evitar desear una taza de té caliente, para recuperar sensibilidad en los congelados dedos de los pies después de un golpeado e infructuoso día con la tabla para nieve en las montañas.





“Vida de Pi”, de Yann Martel

16 08 2007

Life of Pi Pi Patel ha crecido toda su vida rodeado de animales, en el zoológico que manejan sus padres en Pondicherry, colonia francesa en la India. Cuando el barco que lleva a su familia y algunos habitantes del zoológico rumbo a Canadá naufraga, Pi termina nuevamente rodeado de animales. Pero en este caso, se encuentra en una balsa en medio del óceano, acompañado por una zebra, un orangután, una hiena, y un enorme tigre de Bengala. Situación envidiable, ¿verdad?

“Vida de Pi” es un libro extraordinario. No es su trama en sí lo que lo hace tan especial. Algunos de los eventos de la balsa son narrados como memorias, por lo que sabemos que el protagonista sobrevive y llega a tierra firme de alguna forma. Y aunque la presencia de un tigre en la balsa distingue a éste de otros relatos de naufragios, no es sólo esto lo que hace a este libro tan especial. Los personajes son profundamente reales, y sus emociones y crecimiento son narrados con gran destreza, de manera que casi vivimos lo que es ser un niño de 16 años perdido en alta mar con un no tan lindo gatito.

Hay de todo en este libro. Tiene momentos graciosos, como la batalla campal entre los ministros de diferentes religiones. Hay momentos de hastío, y hay también momentos desgarradores y estrujantes. Momentos surreales, difíciles de aceptar, pero que a esa altura comienzan a parecer razonables. Y un final impactante, que me dejó sin habla por un momento, mientras intentaba digerir lo que había leído.





“Harry Potter y las Reliquias de la Muerte”, de J. K. Rowling

31 07 2007

Harry Potter and the Deathly HallowsDespués de una larga espera, llega el último libro de la serie de Harry Potter. ¿Por qué me gustan tanto estos libros? Además del ágil estilo de escritura de J. K. Rowling, que te mantiene atrapado de principio a fin, hay algo fascinante en la mezcla de magia y realidad que propone. A diferencia de muchas obras de fantasía que tienen lugar en mundos ajenos, en la serie de Harry Potter, la magia coexiste con el mundo real, aunque resulte invisible para los muggles ajenos a ella.

El último libro de la serie no decepciona. Lleno de acción desde el principio, y oscuro como es de esperarse con la abierta presencia de Voldemort, es difícil soltarlo hasta llegar a la última página. Los personajes han crecido mucho desde la primera aventura con la piedra filosofal, no sólo físicamente, sino que han madurado y desarrollado relaciones más complejas.

A raíz de los sucesos del sexto libro, parecía que la trama de este libro estaba claramente delineada, sin embargo, me sorprendió gratamente la introducción de las reliquias (debe haber una mejor traducción, pero bueno), conocidas por estos rumbos como las deathly hallows. Estos nuevos elementos aparecen en conjunto con detalles de los libros anteriores para construir el final, un final bien logrado y satisfactorio.

Y ahora, más detalles para aquéllos que hayan tenido oportunidad de terminar el libro.

Advertencia (spoiler): El texto a continuación contiene detalles de la trama de este libro que podrían arruinar la experiencia para quienes no lo hayan leído. Si siguen leyendo es bajo riesgo propio.

Lee el resto de esta entrada »





“Mundo Anillo”, de Larry Niven

10 06 2007

“Mundo Anillo”, situada en un futuro muy lejano, narra la historia de una expedición para investigar una extraña estructura en el espacio: un gigantesco anillo orbitando alrededor de una estrella. A pesar de estar equipados con la más moderna y segura tecnología, las cosas no salen como habían sido planeadas, y muchos secretos de la historia del espacio conocido salen a relucir.

“Mundo Anillo” es un excelente libro de ciencia ficción, adictivo y entretenido a más no poder, de aquéllos libros en que leer “sólo un capítulo más” no es posible. Conforme avanza el libro, multitud de preguntas aparecen. ¿De dónde proviene el anillo? ¿Qué ha pasado desde que apareció? ¿Cuál es el verdadero motivo de la expedición? Algunas respuestas son reveladas, otras no, pero de cualquier manera, es una lectura ágil y disfrutable.

El libro no es perfecto. Aunque el autor dedica mucho tiempo a detalles técnicos, como los medios de transporte en el futuro, las características de la nave ocupada en la expedición y las dimensiones y fuerzas exactas a las que se encuentra sometido el susodicho anillo, los personajes humanos, Louis y Teela, no son tan interesantes. Mucho más interesantes son los alienígenas que participan en la expedición. Nessus es un titerote de Pierson (Pierson’s puppeteer), miembro de una raza cobarde de seres trípodes con dos cabezas y considerado loco por su raza por su inusual valentía. Interlocutor-de-animales es un kzin, un agresivo felino gigante con orejas como paraguas. Y lo que ocurre al mezclar un extraterrestre cobarde con dos tornillos sueltos y otro violento, pero civilizado, en un entorno desconocido y potencialmente hostil es digno de contemplarse.

Spoiler

Advertencia: el contenido a continuación sólo es apropiado para quienes hayan leído el libro, ya que contiene detalles reveladores de la trama y los personajes

El aspecto que menos me ha gustado de “Mundo Anillo” es en relación a Teela Brown. Teela se incorpora a la expedición para hacer compañía a Louis, del que se ha enamorado tras conversar 20 minutos con él. Louis accede a traerla porque no desea dormir solo. Una vez que se embarcan en la expedición, no queda claro el papel de Teela en ella. Es torpe, descuidada, toma decisiones a la ligera, y parece no tener un objetivo claro en la vida. No tiene habilidades especiales que contribuyan a una expedición científica: no tiene conocimientos profundos en alguna área relevante, no sabe pilotear una nave, y, como dice en varias ocasiones Louis, no es muy inteligente que digamos. Más adelante se descubre que Teela es el resultado de un experimento genético a gran escala por parte de los titerotes, que manipularon una lotería relacionada con el control de natalidad en la Tierra con el objetivo de producir seres humanos suertudos. El papel de Teela en la nave es el de amuleto de buena suerte. Y dormir con Louis, que es lo que pasa haciendo la mitad del libro. Bueno, al menos no se aburren.

Las cosas no funcionan como el titerote hubiera deseado, pues la suerte de Teela puede resultar perjudicial para quien la acompañe. Al final del libro descubrimos que el viaje, el aterrizaje forzoso y la multitud de peligrosas aventuras que los personajes enfrentaron al explorar el mundo para intentar salir de él son debidos a la suerte de Teela, porque el objetivo de su vida era llegar a ese mundo para conocer a su príncipe azul.

La cosa no se detiene ahí, porque cerca del final del libro, la expedición se encuentra con Prill, una mujer que ha viajado por años en una nave interesterlar entre el mundo Anillo y otros mundos más viejos, y que ahora se encuentra atrapada en el anillo al igual que ellos. Y lógicamente, el papel de Prill en su nave era el de prostituta. ¿Qué otro papel podría desempeñar una mujer en una nave espacial sino ése? Ridículo.

Entiendo que la novela fue escrita en 1970, pero la visión de los personajes femeninos en este libro es francamente descorazonadora. Úrsula K. LeGuin presenta una visión muy diferente en “La mano izquierda de la oscuridad”, y sin siquiera incluir personajes femeninos, escrito más o menos en la misma época que “Mundo Anillo”.

Afortunadamente, estos detalles salen a relucir en los últimos capítulos, y a pesar de ellos, disfruté mucho de este libro. Ahora, en búsqueda de respuestas, a visitar la biblioteca, que probablemente debe tener los siguientes libros de la serie.





“Planos Paralelos”, de Úrsula K. LeGuin

29 05 2007

“Changing planes”. Cambiando aviones, cambiando planos. El título original en inglés es un juego de palabras que resume la consigna principal de este libro. Todo el que alguna vez haya viajado en avión, y tenido que realizar una conexión, sabe lo emocionante que es estar cautivo en un aeropuerto. No se puede dormir, los asientos son incómodos, la comida es mala, y la información escasa y confusa. Sita Dulip utiliza este tiempo muerto entre vuelos para viajar a otros planos, quince de los cuales son descritos en una serie de cortos relatos.

Entre los cuentos más notables se encuentra “El silencio de los Asonu”, la descripción de una raza de escasas palabras, y a la que los antropólogos dedican gran esfuerzo en descifrar el significado de las pocas que emiten durante su vida. “Cuentos tristes de Mahigul” es como su nombre lo dice, triste, lleno de epidosios de violencia no ajenos a la historia humana. “Los voladores de Gy” es un delicioso relato de una raza emplumada, en la que los seres alados y voladores son una minoría desdeñada. “La isla de los inmortales” pone un significado diferente a la búsqueda de la inmortalidad.

En “Planos Paralelos”, Úrsula K. LeGuin hace gala de su acostumbrada sensibilidad y creatividad, además de un sutil sentido del humor. Los singulares mundos paralelos están llenos de fantásticas creaturas y tecnologías, pero no son tan diferentes del nuestro: sus habitantes piensan y sienten, y enfrentan retos sociales similares, aunque aderezados con plumas y maíz.

Ahora sólo tengo que perfeccionar el método de Sita Dulip para mi próximo viaje. Igual y caigo en el plano donde todos son nobles y siguen con interés la vida de los plebeyos, o el plano aún más turístico que Disney World, o mejor aún, en el muy deseable plano de la lectura. El elemento principal del método es un asiento incómodo y no creo tener problemas para encontrar algo así en un aeropuerto, ¿no?





“Las crónicas de Narnia”, de C. S. Lewis

23 04 2007

Mi misión de leer libros de fantasía ausentes de mi infancia sigue adelante. A raíz del estreno de la película basada en el primer libro publicado de “Las crónicas de Narnia”, de C. S. Lewis, me dispuse a leer la serie completa de eventos que se desenvuelven en este mágico mundo. Me llevó un rato, considerando que son siete libros y que la falta de tráfico ha reducido de manera significativa el tiempo que dedico a la lectura.

Cabe aclarar que la edición que conseguí tiene los siete libros dentro de un mismo volúmen, compilados en orden cronológico según los eventos que se desarrollan en la serie. Sin embargo, yo decidí leerlos en el orden que fueron publicados, en parte, para alcanzar a leer el primero antes del estreno de la película, y por otra parte, ¿por qué no?

“El león, la bruja y el ropero” narra las aventuras de los hermanos Pensieve, Susan, Lucy, Edmund y Peter, cuando descubren por primera vez el mundo de Narnia en el interior de un antiguo ropero. Narnia es un lugar como cualquier otro. Excepto, claro está, que se encuentra poblado por gran diversidad de criaturas fantásticas, animales parlantes, brujas, y un enorme y benévolo león. El invierno en Narnia no tiene fin (más o menos igual que en Calgary) desde que una malvada bruja se ha apoderado de esa tierra. Los hermanos se encuentran de pronto en medio de una épica batalla por regresar a Narnia a su antiguo esplendor.

“El príncipe Caspian” describe el regreso de los hermanos Pensieve para ayudar al legítimo soberano de Narnia a recuperar su trono y reestablecer el orden en su reino.

“La travesía del Viajero del Alba” tiene como protagonistas a Edmund, Lucy y un fastidioso primo, Eustace, quienes emprenden un ajetreado viaje al otro lado del mar en busca de los leales amigos del padre de Caspian, exiliados muchos años atrás.

“La silla de plata” es un clásico cuento de hadas, con príncipe encantado y bruja del cuento. En esta ocasión, Eustace y una compañera de la escuela, Jill, terminan en Narnia con la misión de encontrar a un príncipe extraviado. Encantador en su simplicidad, este fue uno de los libros que más me gustó, junto con el siguiente libro.

“El caballo y el muchacho” narra el viaje de un caballo parlante y un niño en búsqueda de su libertad. En este libro comenzamos a conocer con más detalle a los habitantes de otros reinos afuera de Narnia.

“El sobrino del mago”, el primer libro cronológicamente, esclarece muchos detalles acerca de Narnia, incluyendo los inicios de este mágico lugar, el papel de Aslan en el mismo, la aparición de la bruja malvada del primer libro y los elementos que enlazan a Narnia con el mundo que conocemos.

“La última batalla”, el último libro de Narnia, cuenta el último viaje de los hermanos Pensieve a Narnia, para salvarla de un falso Aslan. Y bueno, constituye un final más que definitivo de la serie, una última batalla literalmente.

Cabe aclarar que “Las crónicas de Narnia” están cargadas de obvias referencias a la religión cristiana. Desde la figura de Aslan, el león benevolente, creador y eterno vigilante de Narnia, hasta obvias narraciones de un génesis y un apocalipsis, por momentos los libros se leen como una alternativa fantástica al catecismo. Las historias intentan también frecuentemente impartir lecciones a sus lectores, aunque ahora que lo pienso, muchos cuentos infantiles que leí hace algunos ayeres tenían detrás una moraleja.

“Las crónicas de Narnia” es una serie muy entretenida y amena, literatura infantil altamente recomendable. Quizá hubiera apreciado mucho más estos libros si los hubiera leído unos cuantos años atrás – solo unos cuantos. Pero bueno, a la niña en mí le gustaron.