Tosca

18 04 2008

Tuve la oportunidad de asistir al ensayo general de la puesta en escena de Calgary Opera de “Tosca”. Creo que estos ensayos son una excelente idea para permitir a personas con menos recursos el acceso a tan hermoso espectáculo. Claro, al tratarse de un ensayo en ocasiones la función es interrumpida para dar instrucciones al elenco, pero no deja de ser una experiencia muy cercana a una función.

“Tosca”, una de las óperas más conocidas de Giacomo Puccini, narra la historia de Tosca, una hermosa y apasionada cantante, y su amante, Mario Cavaradossi, cuyas vidas se transtornan cuando éste decide ayudar a un fugitivo perseguido por el corrupto Scarpia. Dramática y trágica como otras obras de Puccini (sigo lamentando haberme perdido “Turandot”), causó mucho revuelo en sus tiempos por la violencia que enmarca la historia.

Scarpia es un ser vil y manipulador, que no se detiene ante nada para satisfecer sus deseos. Uno de los villanos más despreciables, Scarpia admite abiertamente su sadismo. Seguramente haría buena amistad con Yago.

Michele Capalbo y Marc Hervieux hacen un destacado papel como Tosca y Cavaradossi. No sé mucho de canto y soy desafinada a más no poder, pero sus voces me impresionaron. Más allá de la técnica de su canto, existía una excelente química entre ellos. Sus voces y sus actuaciones reflejaban un amor intenso, apasionado y a la vez sólido. Incluso cerca del final del tercer acto, con la inminente tragedia acercándose, sus líneas me arrancaron más de una sonrisa. Y las lágrimas no pararon de correr desde “Su, Su, Mario! Su presto andiam!”.

Un detalle interesante es que toda la tragedia que se cierne sobre los personajes principales elude a la Marquesa Attavanti, que ni siquiera aparece en escena a pesar de que sus acciones al inicio directamente desencadenan todo.

La producción de Calgary Opera es espléndida (aunque no he visto otras producciones, así que no hay espacio para comparaciones). Cada acto es acompañado por una fastuosa escenografía representando primero una iglesia, luego un palacio y finalmente una prisión. El coro que aparece al final del primer acto es de considerables dimensiones, y esa parte en particular es especialmente memorable. El vestuario, de nobleza italiana durante la época de Napoleón, es hermoso.

No es por nada que “Tosca” es una ópera tan popular. La música y las conmovedoras dimensiones humanas de los personajes hicieron que las tres horas de la función se fueran como agua.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: