Compartiendo fotografías

3 07 2007

La popularización de la fotografía digital ha hecho que surjan gran variedad de servicios que facilitan compartir fotografías con familia y amigos a través de Internet. En lugar de sacar a relucir voluminosos álbumes y localizar negativos para obtener una copia de una foto, compartir una fotografía se reduce a hacer llegar bits de un lado a otro. Si sólo se trata de compartir unas pocas fotos, el correo electrónico es una buena opción, pero inundar las bandejas entrada de las personas a las que apreciamos es muy poco considerdo. Desde mi llegada a Canadá, comencé a utilizar Flickr para hacerle llegar fotografías de mi vida en el iglú a mis seres queridos. En ese entonces, me pareció sin duda la mejor alternativa, pues me permite subir fotos, y fotos, y más fotos, y sólo enviarles el enlace de la página. Pero la situación ha cambiado en estos últimos años. A raíz de la solicitud de una queridísima amiga, me he puesto a investigar las diferentes opciones que existen ahora para compartir fotografías, y bueno, ya que había investigado, ahora en lugar de cine o libros, tocará mostrar los resultados de mi investigación.

En mi caso personal, los que considero los principales criterios para la selección de un servicio de hospedaje de fotografías son los siguientes:

  • Escalabilidad. Es fácil llenar un disco duro con puras fotografías gracias a las cámaras digitales y a los precios cada vez más accessibles de los dispositivos de memoria que utilizan. No soy fotógrafa, pero en lo que va de este año ya ha tomado más de 2000 fotos. Aunque requiero mucho espacio de almacenamiento (estamos hablando fácilmente de más de 5GB) no requiero demasiado ancho de banda, pues la mayoría de las fotos sólo a mi madre le interesan verlas.
  • Control. Las fotografías que he tomado son mías. Por lo tanto, al confiar mis adoradas fotos a un servicio, espero tener acceso a su resolución original en cualquier momento. Si mi madre quiere bajar una fotografía en su resolución original para obtener una impresión de buena calidad, debe poder hacerlo sin muchas trabas. Que el servicio ofrezca impresiones a través de ellos no es una alternativa tan interesante para mí, pues muchos de ellos no ofrecen este servicio en Canadá, y menos aún en México.
  • Organización. El caos tiene altas probabilidades de apoderarse de una colección gigantesca de fotografías. Un buen servicio de hospedaje de fotografías debe permitir por lo menos organizar las fotos en álbumes, para tener juntas las fotos de las últimas vacaciones o de la última reunión. Y aunque es laborioso, el poder agregar palabras claves o comentarios a las fotografías es apreciado. Si no, ¿cómo encontrar fotos en donde aparezcan cada una de mis adorables perritas? Puntos extra por utilizar estándares (léase IPTC o XMPP), de tal forma que la información sólo necesite ser agregada a las fotografías una sóla vez, y sea reconocida por otros servicios. Qué flojera catalogar todas las fotos doble, ¿no?
  • Simplicidad. El proceso de hacer llegar las fotografías a las personas que nos interesa debería ser lo más rápido y sencillo posible. En eventos sociales y caminatas, suelo tomar una gran cantidad de fotos, y tener que subirlas una por una es inaceptable. Si existe alguna herramienta que facilite el subir montones de fotografías con poca intervención, bienvenida. Y mejor aún si también permite bajarlas.
  • Privacidad. Las fotos son de naturaleza personal, por lo tanto, debe ser posible decidir quién tiene permiso de verlas, con la mayor granularidad posible.
  • Accesibilidad. Todo este drama es para que alguien vea las fotos, y debe ser lo más fácil posible hacerlo. No puedo pedir a todos mis amigos que se registren a un sitio más sólo para ver fotos, y tampoco debería esperar que todos ellos tengan una computadora con procesador de 2.7GHz y una tarjeta NVidia de 256MB. Y tampoco puedo esperar que tengan que instalar algo sólo para ver mis fotos. Si no, ¿de dónde saco víctimas?
  • Costo. ¿Necesito decir más?

La primera opción que viene a la mente es utilizar espacio en un servidor e instalar algún programa como Gallery o Coppermine. La desventaja es que en mi caso el espacio requerido en el servidor se traduce en un alto costo, y es un gasto muy desaprovechado, ocupando espacio en archivos que son accesados tal vez cuatro veces al año. Quizá más adelante…

A continuación presentaré una gigantesca lista de algunos servicios que existen para compartir fotografías en Internet, en orden alfabético. La información que he recopilado de los mismos proviene de sus sitios de Internet, y en el caso de los que he utilizado, de mi experiencia con ellos, aunque algunos detalles de su funcionamiento pueden haber cambiado.

Actualización: Corrección de detalles de Sharpcast, Snapfish, Kodak Gallery y Shutterfly. Adición de Zenfolio y Bubbleshare.

23hq

23hq es un sitio relativamente nuevo orientado a compartir fotografías con nuestros conocidos. Cuenta con dos tipos de cuenta: gratuita y Plus. La cuenta Plus cuesta 29 Euros al año (debería ser 23, jeje), que es algo así como 35 dólares al año. Los dos tipos de cuenta permiten hospedar un número ilimitado de fotografías en su tamaño original, con la diferencia que las cuentas gratuitas sólo pueden subir 30 fotos al mes (300 en el primer mes para nuevos usuarios).

Las fotos pueden ser organizadas en álbumes. Dentro de un álbum, es posible ordenar manualmente las fotos para establecer el orden en que serán mostradas. Cada foto puede ser asociada a varios álbumes si se desea. A cada fotografía es posible asignarle etiquetas (palabras clave) para permitirnos encontrarla más fácilmente, por ejemplo, etiquetándola con el feliz evento fotografiado y los nombres de las personas que aparecen en ella. 23hq soporta el estándar IPTC y puede leer etiquetas asignadas con otras aplicaciones que soporten dicho estándar. Las fotos también pueden visualizarse en un calendario, que las despliega de acuerdo con la fecha en que fueron tomadas.

Para subir fotos al sitio de 23hq se puede utilizar la interfaz web proporcionada, donde se puede seleccionar un grupo de fotos de nuestro disco duro (no se recomienda subir más de ocho fotos a la vez). También se pueden subir fotos mediante correo electrónico.

Cada foto puede ser configurada como pública o privada. En el caso de las fotos privadas, es posible permitir acceso a la misma a algunos contactos (otros usuarios de 23hq) o enviar por correo electrónico una invitación para ver las fotografías.

Para mostrar las fotografías, es posible hacerlo a través de la página del usuario en 23hq. Se pueden enviar correos electrónicos invitando a nuestros amigos a ver nuestras fotos, incluyendo una versión en miniatura de algunas fotos para que sepan a lo que se enfrentan de antemano. Si nuestros amigos lo desean, pueden recibir notificaciones automáticas cada vez que subamos fotos. Otros usuarios de 23hq pueden subscribirse a las fotos que uno publique, de tal manera que cada vez que entren al sitio vean nuestras fotos nuevas. Al lado de cada foto hay un enlace a la misma en su versión original.

BubbleShare

BubbleShare es un servicio gratuito orientado a compartir fácilmente fotos con comentarios y anotaciones de audio. Las fotos se encuentran disponibles en una resolución más baja, por un período de 365 días tras el cual deben ser renovadas para que continuen en línea. No es necesario registrarse para subir un album, sin embargo, registrarse permite tener mayor control sobre las fotografías que se han subido.

Las fotos pueden ser organizadas en álbumes. A cada foto es posible añadir un título y comentarios, así como audio.

Las fotos pueden subirse mediante una forma Web o un applet para subir grupos grandes de fotos.

Al momento de crear un album, se crea una dirección que podemos enviar a nuestros amigos para que vean las fotos. Estos son todos los controles de privacidad que ofrece. También es posible bajar el album entero, en un archivo .ZIP, y añadir a otros sitios presentaciones con nuestras fotos o fotos individuales.

BubbleShare es un servicio bastante fácil de usar, aunque algo limitado para mis necesidades.

Flickr

Flickr es el servicio que utilizo para almacenar mis fotografías en este momento, por lo que es con el que más me encuentro familiarizada. Es un servicio relativamente maduro y bastante popular, lo cual tiene sus ventajas y sus desventajas.

Flickr ofrece dos tipos de cuenta: gratuita y pro. En la cuenta gratuita, es posible subir hasta 100MB mensuales, sin embargo, sólo las últimas 200 fotografías son visibles desde la página del usuario. Todas las fotografías permanecen visibles en otras páginas que enlacen a fotografías particulares, por ejemplo, grupos dentro de Flickr y blogs. El tamaño máximo de una fotografía que se puede subir es 5MB, y las fotos son visibles con dimensiones máximas de 1024 pixeles. Las cuentas gratuitas también muestran publicidad. En la cuenta pro se eliminan la mayoría de las restricciones: es posible subir un número ilimitado de fotos al mes, con tamaño máximo de 10MB, y que permanecen disponibles en su resolución original. La cuenta pro tiene un precio de 24.95 dólares anuales.

Flickr tiene varias herramientas para simplificar la organización de las fotos. Las fotos pueden agruparse en conjuntos (con un máximo de tres en cuentas gratuitas), y los conjuntos pueden ser agrupados a su vez en colecciones (sólo en cuentas pro). Una foto puede pertenecer a múltiples conjuntos a la vez. A cada fotografía se le pueden asignar título, notas, comentarios y etiquetas. Las etiquetas son especialmente útiles para encontrar fotos particulares. Si una foto ha sido etiquetada anteriormente usando el estándar IPTC (palabras clave y encabezado), Flickr lo reconoce automáticamente. Es posible ordenar las fotografías dentro de cada conjunto, por fecha o manualmente.

Para subir fotografías, se puede utilizar la página web directamente, correo electrónico, o una aplicación de Windows que permite fácilmente seleccionar un conjunto de fotos desde el explorador de Windows y enviarlas a Flickr. La principal ventaja de Flickr es que cuenta con una API que permite a desarrolladores externos hacer aplicaciones que interactúen con Flickr. Así, existen multitud de útiles aplicaciones que extienden la funcionalidad de Flickr. jUploadr es una aplicación multiplataforma (escrita en Java) que permite subir grupos de fotos a Flickr, además de cambiar su tamaño y asignarlas a un conjunto en el proceso. FlickrDown simplifica el proceso de bajar múltiples fotografías en su versión original.

Las fotos pueden clasificarse como públicas (visibles para el mundo entero) y privadas. Es posible controlar la privacidad de las fotos con respecto a los contactos de Flickr, decidiendo si contactos, amigos, o contactos particulares pueden verlas. También es posible crear fotos privadas con acceso para personas que no usen Flickr, a través de una dirección especial que puede enviarse por correo electrónico. Es necesario inscribirse en Flickr (lo cual no es difícil si se tiene una cuenta de Yahoo) para dejar un comentario en una fotografía.

Flickr proporciona diversas posibilidades para mostrar nuestras fotografías a otras personas. Las fotos dentro de un conjunto pueden verse secuencialmente en una presentación. Es posible agregar fácilmente las fotos a un blog, e inclusive, se ofrecen diferentes tamaños y la posibilidad de hacer el post directamente desde la interfaz de Flickr. Existen también grupos, públicos y de acceso restringido, a los que diferentes usuarios pueden contribuir fotografías. Teóricamente, esto permitiría que todos los amigos que asistieron a un evento junten y compartan las fotos que tomaron en dicho evento, claro, bajo el supuesto que todos tienen una cuenta en este servicio. Para bajar la versión original de una foto, hay que seleccionar el enlace a otros tamaños de la foto, y luego seleccionar el tamaño original, un proceso más engorroso de lo que debiera ser.

Llevo utilizando Flickr por bastante rato, y estoy contenta con el servicio aunque existen algunos pequeños detalles que me sacan de quicio. El programa oficial para subir fotografías en Windows ignora las etiquetas IPTC cuando modifica el tamaño de la imagen (por eso es preferible jUploadr). Aparte de cambiar el nombre de mis fotografías en el disco duro, lo cual no pienso hacer, no encuentro manera de asignar un título a las fotografías (utilizo Picasa para catalogar mis fotos en mi computadora). Por este motivo, casi todas mis fotos tienen nombres como DSC0072 ó IMG_1232, nada esclarecedores. Parece ser que puedo asignar los títulos utilizando un programa como iTag, pero jUploadr no reconoce el título, y debo regresar al programa oficial y no modificar el tamaño de las fotos para que esto funcione.

Un detalle útil: la interfaz de Flickr también se encuentra disponible en español. Con eñe y todo.

Fotki

Fotki ofrece dos tipos de cuenta: gratuita y Pro ($50 dólares anuales, aunque en este momento cuentan con una promoción que reduce el precio de este año a $30 dólares). La cuenta gratuita muestra abundante publicidad, y está limitada a 50MB, mientras que la cuenta Pro no muestra anuncios, tiene espacio ilimitado, además que permite acceso a las fotos en su versión original. La cuenta Pro también permite acceso a las fotos mediante FTP.

Las fotos pueden organizarse en álbumes, y a cada foto es posible agregar títulos y descripciones. También es posible asignar etiquetas a cada foto, y añadir comentarios.

Para subir fotos a Fotki, es posible utilizar la forma en su sitio web, sin embargo, esta soporta únicamente subir las fotos una por una. Demasiado doloroso. Para subir grupos de fotos es más recomendable utilizar la extensión de Windows XP Web Publishing desarrollada por Fotki, o utilizar Picajet, que además de ser un muy agradable organizador de fotos, permite fácilmente subir muchas fotografías sin mayor intervención del usuario. Y para los usuarios Pro, está el acceso por FTP.

Los álbumes en Fotki pueden ser públicos y privados. Es posible proteger álbumes mediante contraseñas para mayor privacidad. No hay ninguna clase de filtrado de contenido, y al intentar navegar por el sitio para darme una idea de como funciona, me topé con buena cantidad de fotos de naturaleza cuestionable, con las que no me gustaría que se topara mi madre.

Las fotos que se hayan almacenado en Fotki pueden verse en la página del usuario. También es posible agregar las fotos a blogs y otros sitios. Fotki también permite imprimir fotografías, aunque el costo de envío internacional es algo elevado si sólo se pretenden imprimir pocas fotos.

Kodak EasyShare Gallery

Kodak EasyShare Gallery está orientado a impresión de fotografías (y álbumes, tazas, playeras, y todo lo imaginable). Existen cuentas gratuitas y cuentas Gallery Premier, con un costo de $24.99 dólares anuales. La cuenta premier proporciona protección anti-desastres, permitiendo recrear fotos, álbumes y otros materiales impresos que hayan sido dañados por un desastre natural o robo, con cobertura de hasta $500 dólares. Los usuarios premier también pueden usar contraseñas para proteger fotos privadas y cuentan con acceso a las fotos en su resolución original. Los usuarios premier también obtienen una dirección relacionada con el nombre de usuario, más fácil de recordar.

Kodak EasyShare Gallery proporciona almacenamiento gratuito para un número ilimitado de fotografías, siempre y cuanto la cuenta se mantenga activa. Para mantener la cuenta activa, es necesario realizar alguna compra (por ejemplo, de impresiones, CDs de respaldo, libros, o suscripción al servicio premier) al menos una vez cada 12 meses.

Las fotos pueden organizarse en álbumes, y es posible asignarles un título y descripción. También es posible asignar comentarios a cada foto.

Existen varias opciones para hacer llegar fotografías a Kodak EasyShare Gallery. EasyUpload (requiere Internet Explorer 6) permite seleccionar y subir grupos de fotos. El programa Kodak EasyShare se puede utilizar para organizar y compartir fotografías. A través de la interfaz del sitio web, usando cualquier navegador, se pueden subir fotos (pero sólo una por una). OfotoNow es una aplicación que permite bajar fotos desde la cámara, editarlas, organizarlas en álbumes, subirlas al sitio de Kodak y ordenar impresiones. Desde Picasa es posible subir fotografías mediante la opción de ordenar impresiones. Y también es posible enviar por correo rollos de fotografía para que sean revelados y escaneados.

Aunque es posible tener álbumes públicos, Kodak EasyShare Gallery está orientado a galerías privadas. Para compartir fotos con amigos, tras seleccionar los álbumes a compartir, se les envía un correo electrónico con un enlace que hay que visitar para ver las fotos. Al compartir las fotos, se puede decidir si es necesario que nuestros amigos se inscriban en este servicio para poder ver las fotos. Si deciden inscribirse, pueden ver las fotos que compartamos con ellos sin necesidad del enlace especial, dejar comentarios y ordenar impresiones en cualquier momento.

Phanfare

Phanfare ofrece el servicio de almacenamiento ilimitado de fotografías (hasta 20MB por foto) y video (hasta 2GB por video), con un costo de $54.95 dólares anuales (también tienen un plan de pago mensual, y cuentas vitalicias). No hay ninguna restricción para el acceso a las fotos en su resolución original. Al ser todas las cuentas de pago, no se muestra ninguna clase de publicidad. Es posible probar el servicio gratis por 30 días.

Las fotos pueden organizarse en álbumes. A cada foto es posible asignarle un título. El estilo y color de cada álbum puede modificarse fácilmente, con multitud de plantillas disponibles. Los álbumes están organizados cronológicamente.

Phanfare proporciona una aplicación para manejar las fotografías. Dentro de la misma aplicación es posible agrupar las fotos en álbumes, editarlas, añadirles comentarios y seleccionar el estilo del álbum.

Nuestros amigos pueden ver las fotos al recibir un correo electrónico con un enlace que proporciona acceso a los álbumes que deseemos compartir con ellos. Es posible asignar una contraseña a cada álbum, y las galerías privadas no están enlazadas desde ningún lugar en el sitio de Phanfare del usuario, evitando miradas curiosas. nuestros amigos pueden ver fotos individuales, presentaciones (con música incluída si lo deseamos, pero ¿quien desearía someter a sus amigos a tal tortura?), o inclusive bajar un archivo zip con el contenido de todo un álbum. Pocos servicios permiten bajar galerías completas de manera tan fácil. También es posible ordenar impresiones, a través de Kodak EasyShare Gallery, Shutterfly o Snapfish.

Photobucket

Photobucket ofrece dos tipos de cuenta: gratuita y Pro ($25 dólares anuales). La cuenta gratuita proporciona 1GB de espacio de almacenamiento, con 25GB de transferencia mensuales, mientras que la cuenta Pro proporciona 5GB de espacio, con transferencia ilimitada. En la cuenta gratuita cada foto puede ser de hasta 1MB (resolución máxima 1024×768), mientras que la cuenta Pro permite hasta 2MB por foto (resolución máxima 2240×1680).

Las fotos pueden organizarse en álbumes, los cuales pueden ser organizados jerárquicamente. A cada foto puede añadírsele un título.

Para subir fotos a Photobucket, se puede utilizar la interfaz web, en la que seleccionando las fotos una por una, se pueden subir hasta 20 fotos a la vez. El navegador Flock permite subir grupos de fotos más fácilmente. Las cuentas Pro proporcionan acceso vía FTP.

Photobucket está más bien diseñado para hospedar fotos que se muestren en otros sitios. Es sumamente fácil enlazar fotos, videos y presentaciones en otros sitios, como blogs. Los álbumes pueden ser públicos o estar restringidos; las fotos privadas pueden enlazarse fácilmente desde otros sitios. Aún contando con una cuenta en Photobucket no es posible mantenerse al tanto de lo que ha añadido otro usuario, así que aún si todos nuestros amigos se subscriben a este servicio, hay que manualmente avisarles cada vez que subamos nuevas fotos.

Picasa Webalbums

El servicio de Google para compartir fotografías es bastante interesante, aunque limitado en cuanto a espacio de almacenamiento. Las cuentas gratuitas permiten hasta 1GB de espacio de almacenamiento, con hasta 10MB por foto. Si se requiere más espacio, se pueden obtener 7GB ($25 dólares al año), 26GB ($100 dólares al año), 101GB ($300 dólares al año) y 251GB ($500 dólares al año). Tanto en las cuentas gratuitas como las de pago, las fotos se encuentran disponibles en su resolución original. Picasa Webalbums también permite almacenar video, aunque el espacio es algo limitado para esto.

Las fotos pueden organizarse en álbumes, y a cada una de ellas pueden agregarse descripciones, notas y etiquetas. Las fotos también pueden colocarse en mapas, mostrando dónde fueron tomadas. Para las etiquetas, soporta el estándar IPTC. También es posible añadir comentarios a cada foto.

El aspecto más destacado de Picasa Webalbums es la simplicidad para subir y compartir fotografías. Además de la forma web disponible en el sitio de Webalbums, es posible utilizar la aplicación Picasa (disponible para Windows y Linux) para subir grupos de fotos a nuestro álbum. Picasa es un excelente programa gratuito para organizar y editar fotografías, que detecta automáticamente cuando nuevas fotos son añadidas y permite hacer ajustes sencillos, añadir palabras clave (que son almacenadas en la foto, y por lo tanto, independientes del programa utilizado para catalogar fotos), y agrupar las fotos en álbumes. Es un programita bastante bonito y que corre rápido en mi arcaica computadora. Para subir las fotos, no hace falta más que seleccionarlas y presionar el botón de “Album Web”, y listo. Si se desea, es posible configurar Picasa para modificar el tamaño de las fotos antes de subirlas a Webalbums.

Picasa Webalbums permite albumes públicos, que pueden encontrarse mediante búsquedas en Google, y privados, que no son incluídos en listados ni búsquedas. Para mostrar álbumes privados a nuestros amigos es necesario enviarles el enlace adecuado por correo electrónico. Una vez viendo las fotos, es posible bajar la versión original de cada foto directamente. Si nuestros amigos también son usuarios de Webalbums, al compartir un álbum con ellos, ellos pueden bajar todas los fotos con un sólo click. Las fotos también pueden añadirse a blogs, y se pueden ordenar impresiones a través de varios proveedores de servicio de impresión de fotografías.

La manera tan sencilla de subir y bajar fotos de Picasa Webalbums me encanta, sin embargo, el espacio que proporcionan, aún en las cuentas de pago, es algo limitado en comparación con otros servicios. También, en caso de álbumes con muchas fotografías, la página tarda demasiado en cargar, pues muestra visualizaciones en miniatura de todas y cada una de las fotos en el album, en un tamaño probablemente mayor del necesario.

Pickle

Pickle es un servicio algo diferente, basado en el uso del correo electrónico para compartir fotografías. Existen dos tipos de cuenta: Básica (gratuita) y Plus ($49.95 dólares al año). La cuenta gratuita permite utilizar hasta 200MB mensuales (aunque parece ser que más adelante, si no es que ya, se reducirá a 75MB mensuales), mientras que la cuenta Plus permite hasta 2GB mensuales. El espacio de almacenamiento para fotos y video es ilimitado, con 10MB por archivo (no estoy segura si esto aplica también para video). Sólo las cuentas Plus permiten acceso a las fotos en su resolución original.

La idea principal de Pickle es “pickleboxes”: algo así como álbumes que pueden albergar fotos y videos provenientes de distintas fuentes. Los usuarios gratuitos están limitados a 7 pickleboxes. Cada picklebox tiene asociado un correo electrónico único al que se pueden mandar fotografías o video. Así, por ejemplo, todos los asistentes a un evento pueden mandar sus abundantes fotos a esta dirección electrónica, de manera que todos puedan ver todas las fotos sin necesidad de inundar la bandeja de entrada de nadie.

Es posible organizar las fotos por fecha, y añadirles etiquetas y notas. También se pueden dejar comentarios en las fotos y videos.

El principal método para subir fotografías a Pickle es por correo electrónico. Los álbumes colaborativos tienen una dirección principal para subir fotos y video, y puede haber direcciones secundarias para cada album. El colaborador principal (dueño de la cuenta que crea los pickleboxes) decide quien puede o no contribuir fotos. Los álbumes pueden ser públicos o privados, aunque no hay opción de contraseñas en las cuentas gratuitas.

Pickle también facilita mostrar las fotos en blogs y otros sitios. Para mostrar a otros amigos un álbum, se les puede enviar un correo electrónico que contiene la visualización en miniatura de algunas fotos y un enlace al resto del album, para que sepan si les interesa ver las fotos antes de hacerlo.

Sharpcast

Sharpcast es un reciente servicio bastante diferente, basado en una aplicación para la PC y álbumes en línea. Los costos y características del servicio han cambiado bastante en los últimos meses, pero por el momento proporciona cuentas gratuitas y Premium ($64.99 dólares al año). Ambas clases de cuentas permiten compartir un número ilimitado de fotografías en su resolución original, aunque en el caso de las cuentas gratuitas, los originales pueden ser compartidos por un máximo de 30 días, después de los que sólo se encontrarán disponibles fotos con tamaño máximo de 1600×1200. La cuenta gratuita permite almacenar y respaldar fotos en resolución máxima de 1600×1200, mientras que la cuenta Premium permite hacer respaldos de todas nuestras fotos con tamaño ilimitado. Este tamaño es mucho más razonable que el que permiten la mayoría de las cuentas gratuitas, ya que al menos produce impresiones de buena calidad en4”x6”. La gran desventaja es que las fotos en las cuentas gratuitas son almacenadas en sus servidores en una resolución más baja pasados 30 días, por lo que si pasamos de una cuenta gratuita a una cuenta Premium pasados dichos 30 días, hay que volver a subir todas las fotos para que se encuentren disponibles en su versión original.

El programa de Sharpcast nos permite importar fotografías que se encuentren en nuestro disco duro y añadirlas a álbumes, además de edición sencilla. A cada foto es posible agregarle una descripción y comentarios. Lamentablemente, no hay más opciones de organización. Los álbumes creados en el cliente de escritorio son sincronizados automáticamente con la versión en línea, aunque también es posible añadir fotos manualmente a los álbumes en la interfaz web (los cuales son automáticamente sincronizados la próxima vez que utilicemos nuestra computadora). Todos los cambios se propagan automáticamente a través de todos los equipos con Sharpcast instalados, así, fotos que tomemos con el celular aparecen automáticamente en nuestro disco duro, y ediciones en fotos que hayamos compartido con amigos aparecen en las copias que ellos hayan bajado sin necesidad que hagan nada (siempre y cuando también usen Sharpcast). Si nuestros amigos no usan Sharpcast, pueden ver y bajar las fotos en nuestro sitio web, donde se encuentran disponibles en una menor resolución.

Los álbumes creados con Sharpcast pueden ser públicos o privados, y la privacidad puede controlarse a nivel de contactos específicos. Si nuestros amigos también usan Sharpcast, cuando compartamos fotografías con ellos automáticamente aparecerán en sus computadoras. También es posible hacer álbumes comunales en los que un grupo de personas pueden contribuir fotos de un mismo evento, hacer comentarios (o inclusive platicar en vivo) con respecto a las mismas, y ordenar impresiones de las fotos.

Sharpcast es una solución bastante bonita y elegante, aunque el programa es algo lento en mi computadora (y también ocupa bastante espacio en el disco duro). La versión más reciente ha mejorado en el aspecto de velocidad, aunque mi arcaica laptop la sigue resintiendo. Para compartir un gran número de fotos con un grupo reducido de contactos es una excelente opción. Y debo también mencionar que su soporte técnico es bastante bueno, ofreciendo respuestas rápidamente.

Shutterfly

Shutterfly está orientado al servicio de impresiones de fotografías, que permite almacenar un número ilimitado de fotos de manera gratuita y compartirlas con amigos (en una versión de tamaño reducido).

Las fotos pueden organizarse en álbumes y colecciones (máximo dos), todos los cuales son privados. Tanto así que sin inscribirme al servicio me fue imposible encontrar un álbum de muestra para ilustrar su funcionalidad. Para que nuestros amigos vean las fotos es necesario mandarles por correo un enlace que les proporcione acceso a nuestros álbumes. Si son usuarios de Shutterfly, pueden almacenar las fotos que les interesen en su propia cuenta y ordenar impresiones. También es posible proteger los álbumes mediante contraseñas.

Existen varias maneras para subir las fotos: mediante la interfaz web, o mediante Shutterfly Studio, programa para obtener fotos desde la cámara digital, organizarlas, editarlas, compartirlas y ordenar impresiones. Desde Picasa es posible subir fotografías mediante la opción de ordenar impresiones. La principal desventaja de Shutterfly es que aunque es fácil hacerle llegar fotos, no es tan fácil bajarlas. A fin de cuentas, su negocio es vender impresiones.

Smugmug

Smugmug no ofrece cuentas gratuitas, aunque ofrece un período de prueba de 14 días. Existen tres clases de cuenta: Estándar, con un costo de $39.99 dólares al año, Power, con un costo de $59.95 dólares al año, y Pro, con un costo de $149.95 dólares al año. Los tres tipos de cuenta proporcionan espacio ilimitado para almacenar fotografías, de hasta 8MB por foto (16MB para Pro), una interfaz limpia y agradable sin ningún tipo de publicidad y acceso a las fotografías en su resolución original. Los usuarios Power tienen la posibilidad de personalizar por completo la presentación de sus álbumes, mientras que los usuarios Pro pueden vender fotografías, actividad más bien orientada a fotógrafos profesionales.

Para la organización de las fotos, Smugmug permite agrupar fotos en galerías y categorías. Cada foto puede pertenecer a una sola galería a la vez. Se pueden asignar etiquetas a cada foto para categorizarlas más fácilmente, y soporta el estándar IPTC. Las fotos pueden organizarse fácilmente por la fecha en que fueron tomadas.

Existen varias formas para hacer llegar las fotos a Smugmug. Es posible utilizar el “Universal Drag and Drop Uploader”, un applet que se ejecuta en el navegador de internet para subir un grupo de fotografías a la vez. Para los que utilizan Mac, existe un plugin. Aplicaciones desarrolladas por terceros como SendToSmugmug permiten subir fotografías directo desde el explorador de Windows. También es posible añadir fotos por correo electrónico. Y es relativamente fácil mudar fotos de Flickr a Smugmug usando Smugglr o Migratr (parece que es requisito eso de no usar vocales).

Smugmug proporciona diversos mecanismos de privacidad. Las galerías pueden ser públicas o privadas, y es posible asignar una contraseña a galerías privadas para que solo las personas que sepan la contraseña puedan tener acceso a ellas. Para tener acceso a las galerías privadas también es necesario proporcionar una dirección especial a nuestros amigos para que puedan llegar a ellas.

Las fotos pueden verse directamente en la página del usuario (excepto las galerías privadas), y es posible ver una secuencia de fotos en una presentación. También es posible compartir las fotos en grupos (públicos y privados) y añadir las fotos a blogs, con varios tamaños disponibles para esto. Al ver una imagen, sobre ella aparece un menú que enlaza directamente a la versión original de la foto, entre otras cosas.

Otro detalle interesante de Smugmug es que está orientado a personas que desean hacer respaldos de su colección de fotografías. Aseguran tener abundantes respaldos de las fotos de sus usuarios y también facilitan ordenar DVDs de respaldo por una módica cantidad.

Snapfish

Snapfish ha sido adquirido recientemente por HP, así que también esta orientado a vender impresiones de fotografías. Es posible almacenar un número ilimitado de fotos, aunque bajar las fotos en su versión original implica un costo de 25 centavos de dólar por una foto, o 5 centavos de dólar por foto si se trata de más de una foto. Siendo que imprimir una foto cuesta 15 centavos de dólar….

Las fotos pueden organizarse en álbumes, y pueden compartirse con amigos y familias enviándoles el enlace para que tengan acceso a un álbum por correo electrónico.

Para subir fotos está disponible el programa PhotoShow, con el que se pueden bajar las fotos de la cámara, organizarlas y editarlas. El programa PictureMover permite copiar fotos de la cámara a la computadora y a Snapfish, para compartir fotos de una manera aún más rápida. Desde Picasa es posible subir fotografías mediante la opción de ordenar impresiones.

Snapfish es una buena alternativa si nuestra principal intención es imprimir fotos (aunque no operan en Canadá ni México, bu), pero es algo limitado si lo que queremos es compartir fotos en formato digital.

Yahoo! Photos

Lo sé. Yahoo! Photos ha sido sentenciado a muerte, por lo que realmente no es una opción válida para almacenar fotografías. Ya no es posible crear nuevas cuentas ni subir fotografías. Sin embargo, lo menciono por que varias de sus características todavía no tienen igual en otros servicios, y porque existen varias promociones para usuarios que se muden de Yahoo! Photos a otros servicios. Flickr ofrece 3 meses gratuitos de una cuenta pro. Shutterfly ofrece imprimir de manera gratuita un libro de fotografías de tamaño 8”x8”, mientras que Kodak Gallery y Snapfish ofrecen impresiones de fotografías de tamaño 4”x6”, 20 y 50 respectivamente. Phanfare ofrece 6 meses de servicio gratuito.

El servicio gratuito de Yahoo! Photos ofrecía bastantes cosas interesantes para compartir fotos con amigos y familia. Almacenamiento de un número ilimitado de fotografías, que pueden organizarse en albumes (hasta 300 fotografías por album, y hasta 5MB por fotografía), etiquetas, acceso a las fotos en resolución original y controles de privacidad. Una alternativa bastante razonable que ya no se encuentra disponible.

Zenfolio

¡Qué sitio más bonito! Zenfolio está orientado a fotógrafos profesionales, aunque también puede usarse para fotos personales. No existe servicio gratuito. El servico básico tiene un costo de $25 dólares anuales, mientras que el servicio ilimitado cuesta $40 dólares anuales. En la cuenta básica, el espacio de almacenamiento es de 1GB por año, es decir, el primer año tenemos 1GB, mientras que en el segundo sube a 2GB y así sucesivamente. En la cuenta ilimitada, el espacio de almacenamiento es ilimitado. Las fotos son almacenadas y se encuentran disponibles en su resolución original, con hasta 10MB por foto. La cuenta ilimitada también permite utilizar tu propio dominio.

Las fotos pueden ser organizadas en galerías y colecciones, con categorías que pueden ser organizadas a su vez jerárquicamente, con un número ilimitado de niveles. Esta opción es bastante interesantes para las personalidades obsesivas con el orden como la mía. Soporta el uso de palabras clave, usando para esto el estándar IPTC.
Para subir fotos, proporcionan una herramienta para el navegador de internet que permite subir grupos de fotos a la vez. También tienen disponible una API, lo cual implica que desarrolladores externos pueden programar herramientas que se puedan utilizar con Zenfolio, sin embargo, no existen tantas aplicaciones externas como en el caso de Flickr.

Es posible controlar la privacidad a nivel de álbumes y fotografías individuales. Cada foto o álbum puede ser de acceso público o privado, y es posible proteger con contraseñas el contenido privado. También es posible dar acceso a cierto contenido a usuarios particulares, pero esto requiere de una cuenta ilimitada.

La presentación de las fotos en Zenfolio es lo más destacado de este sitio. Primero debo decir que el sitio es rápido. Muy rápido, aún en mi leal laptop. Sólo se muestra un número fijo de fotos a la vez en cada pantalla, lo cual es mucho más amigable con la computadora que lo que hacen Flickr o Picasa, mostrando el contenido entero de un álbum de 435 fotos al mismo tiempo. Zenfolio permite cambiar el formato de los álbumes, y existen varios esquemas de colores que podemos utilizar. Al enviar un correo a nuestros amigos invitándolos a ver nuestras fotos, el correo mismo utiliza el tema seleccionado para el sitio, un detalle muy elegante. Al ver las fotos individualmente, se modifica su tamaño de manera dinámica para que muestre el tamaño más grande que se vea bien en la pantalla del usuario, y la calidad de los diferentes tamaños de imágen es más que adecuada. Es muy fácil tener acceso para una foto en resolución original. Zenfolio también proporciona versiones de diferente tamaño de la misma foto para ser utilizadas en otros sitios, como blogs. Es una delicia navegar por este sitio, muy fácil y rápido de usar.

Zooomr

Zooomr ofrece dos tipos de cuenta: gratuita y Pro ($19.95 dólares anuales). Los dos tipos de cuenta permiten subir un número ilimitado de fotografías de cualquier tamaño, sin límites de ancho de banda. Todas las fotos están disponibles en su resolución original, además de otros tamaños útiles para mostrar las fotos en sitios externos como blogs. Las cuentas Pro de pago fueron introducidas recientemente, después de la actualización del sitio a su nueva versión, y en este momento no hay diferencias discernibles, pero parece ser que no mostrarán publicidad y tendrán acceso a características más avanzadas en el futuro.

Para la organización de las fotos, Zooomr permite añadir comentarios y etiquetas. Reconoce el estándar IPTC, así que etiquetas asignadas con programas como Picasa o XnView son reconocidas automáticamente. Es posible señalar que en una foto aparece una persona en particular, identificándola ya sea con su nombre de usuario de Zooomr o su dirección de correo electrónico. También es posible agregar notas y comentarios a cada foto. Las fotos pueden organizarse en conjuntos, sin embargo, en lugar de definir de manera estática las fotos que pertenecen a un conjunto, es necesario crear reglas para indicar la pertenencia a un conjunto. Por ejemplo, se puede seleccionar que todas las fotos con la etiqueta “ratacha” tomadas por mi pertenezcan a un conjunto. Las fotos pueden organizarse también mediante portales, es decir, enlaces a una foto dentro de una foto. Se puede asignar información geográfica a las fotos, y ver en un mapa fotos tomadas en cercanía a las nuestras. Y bueno, si mi madre quisiera escuchar mi dulce voz describiendo todas las fotos, también es posible agregar anotaciones de audio a las fotos.

Para subir fotos a Zooomr, es necesario hacerlo desde la interfaz web, seleccionando en un diálogo las fotos que deseemos publicar. También es posible usar una aplicación externa, jUploadr, sin embargo, desde la actualización al sitio a la nueva versión ha dejado de funcionar. Creo que también se pueden enviar fotos por correo a este sitio, aunque nunca he probado esta funcionalidad.

Las fotos pueden clasificarse como públicas y privadas, y las fotos privadas pueden estar restringidas al grupo de usuarios de Zooomr clasificado como amigos o familia, o sólo para uno mismo. No existe una manera de hacer llegar fotos privadas a una persona que no esté inscrita en Zooomr.

Las fotos son visibles directamente desde la página del usuario. Zooomr también permite fácilmente publicar una foto en un blog, con varios tamaños disponibles, y durante un tiempo proporcionó cuentas Pro de manera gratuita a bloggers. Para acceder a la foto en resolución original, es necesario ver la foto en todos sus tamaños y luego seleccionar la máxima resolución, un proceso que podría ser más simple.

Las características de Zooomr son bastante interesantes y es una alternativa que hay que mantener a la vista, pero tiene varios detalles que no terminan de convencerme. La reciente actualización a la nueva versión del sitio fue bastante desastrosa, con varios intentos fallidos, bases de datos caídas y numerosos días sin servicio. En este momento, muchos aspectos todavía no funcionan, por ejemplo, los conjuntos son inexistentes. Se entiende que Zooomr es el resultado del trabajo de un solo desarrollador y pues bueno, a caballo regalado… Independentemente de este problema transitorio, existen algunos detalles que no son por completo de mi gusto. Al seleccionar una etiqueta asignada a una fotografía mía para ver fotos de una de mis perritas, el sitio mostró todas las fotografías de todos los usuarios asignadas a esa etiqueta, no precisamente lo que me interesaba ver. Aunque la idea de los conjuntos inteligentes es interesantes, a veces simplemente quiero poner juntas un grupo predefinido de fotos, sin tener que preocuparme por reglas. Y al importar el contenido de etiquetas IPTC, en algunas ocasiones se crea una etiqueta por letra (por ejemplo, “C” “l” “e” “o”, en lugar de “Cleo”).

Ah, cierto. Zooomr está disponible en español.

Zoto

Zoto tiene un costo de $19.95 dólares anuales, una de las opciones más económicas con espacio de almacenamiento ilimitado para fotos en su versión original. No hay versión gratuita, pero ofrecen un período de prueba de 14 días.

Las fotos pueden ser organizadas en un número ilimitado de galerías y conjuntos de galerías. A cada foto es posible asignar etiquetas (con soporte del estándar IPTC, de tal forma que si asignamos palabras clave en programas como Picasa o XnView, éstas son importadas automáticamente evitándonos fatiga). También se pueden dejar comentarios en cada foto.

Las fotos pueden subirse a Zoto mediante una forma en su sitio web, o mediante una aplicación externa que permite fácilmente subir varios folders con fotos a la vez. También es posible subir fotos vía correo electrónico.

Las galerías pueden ser configuradas para acceso público y privado. Nuestros contactos pueden ver las fotos visitando nuestra página de Zoto, la cual podemos personalizar con diferentes temas y colores. También pueden ver presentaciones con las 200 fotos del último viaje. Zoto facilita incluir nuestras imágenes en blogs, y exportarlas a Flickr.

La interfaz de Zoto me ha parecido sumamente intuitiva y agradable, con buenas capacidades de organización y búsqueda.

Conclusiones

Vaya que salió larga la lista. En gustos y necesidades se rompen géneros. Por el momento estoy utilizando Flickr (sí, una cuenta Pro que caduca en Octubre), pero algunos detalles que mencioné no me convencen por completo. La manera de subir y bajar fotos de Picasa es fenomenal, pero el espacio disponible en las cuentas gratuitas es muy reducido, y aún en las de pago, para mis necesidades, es mucho más caro que Flickr. La manera de compartir fotos en Sharpcast también es excelente, y probablemente sea de las mejores alternativas para hacerle llegar toneladas de fotos a mi madre. Zoto, Zenfolio, Smugmug y 23hq son muy amigables y con una interfaz limpia y sencilla, muy a mi gusto.  Photobucket lo utilizo frecuentemente para las fotos que hospedo en este blog, pero también tiene muchas limitaciones de espacio en su versión gratuita. Zooomr ofrece espacio ilimitado, y es gratuito (lo utilizo para algunas fotos de este blog por cierto), pero su funcionalidad en este momento está algo limitada.

No mencioné en esta lista algunos servicios que no están completamente orientados a fotografías, pero que también pueden utilizarse para hospedar fotos. Vox, Ipernity, The Black Stripe y Multiply tienen un enfoque diferente, más orientado al aspecto social, compartiendo nuestra vida, obra y milagros, y fotografías de paso. Sharea puede usarse para compartir todo tipo de multimedia, mientras que Twango soporta audio, video y fotos (aunque por lo que vi, se utiliza demasiado para contenido cuestionable). Y la lista sigue y sigue…


Acciones

Information

7 responses

4 07 2007
Juan Manuel

Hola, me pareció sumamente interesante tu análisis, la verdad que te felicito por este post, te sacaste un 10. Solo como comentario, quisiera decirte que al menos hace algo de tiempo estuve buscando un servicio que me proporcionara las características que tu mencionas para compartir mis fotos, pero la verdad es que me desesperé y ninguno me gustó, así que lo que hice fue usar mi computadora como servidor para poner mis fotografías y que mi familia y amigos las puedan ver, la verdad es que hacer esto es sumamente sencillo y así no me preocupo del espacio, del tiempo que se tarde en subir las fotos y de la manera de organizarlas, ya que lo hago físicamente con los archivos, de hecho en mi blog describo como instalar un servidor de aplicaciones en una PC aunque en mi caso uso Linux, pero en un Windows debería ser igualmente sencillo, y ya una vez instalado el servidor de aplicaciones solo pongo las fotos en donde las requiero y listo!!

Saludos.

jmb

4 07 2007
Irian

También consideré la opción de usar mi computadora como servidor, pero se trata de un equipo medio arcaico con ocasionales fallas. Gracias por el tip!

12 07 2007
CRISTIAN

YO QUIERO HACER EL RECLAMO DE QUE POR QUE NO SE PUEDEN AÑADIR ESTAS FOTOS A MI CORREO

12 07 2007
Irian

Cristian, ¿a qué te refieres con añadir fotos a tu correo?

4 11 2007
Macram

Genial artículo, ¿puedo citarlo en mi blog?

4 11 2007
Irian

Si, claro que puedes citarlo. Me parece bastante interesante tu blog.

27 03 2010
davilongo

hola soy david, y estoy haciendo un proyecto de una aplicacion para subir fotos, asi q me parece genial toda esta informacion, de hecho me voy a basar en alla pq tengo q realizar un analisis y algunas ideas las voy a coger de aki😉
un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: