Casino Royale

14 12 2006

Casino Royale

La más reciente película del agente 007 marca una nueva dirección con respecto a la saga de James Bond. “Casino Royale” sigue las peripecias del famoso personaje al inicio de su carrera, recién estrenada su licencia para matar. Los esfuerzos de Bond por poner freno a un peculiar individuo que se dedica a manejar las finanzas de grupos terroristas lo llevan a un torneo de cartas en el Casino Royale, en Mónaco.

En un inicio, me desconcertó el gran cambio con respecto a las anteriores películas de Bond. Aunque desde el principio queda claro que estamos observando los pininos del 007, el hecho de que la acción ocurra en la época actual, con la Guerra Fría como cosa del pasado, me sorprendió. Pero más sorprendente fue el personaje central. Daniel Craig, el nuevo Bond, no tiene la elegancia y fino sentido del humor de los anteriores Bond. El nuevo 007 es rudo y se ensucia la camisa durante sus misiones, recurriendo más a los trancazos que a los sofisticados artilugios de las anteriores – o mejor dicho, posteriores – entregas. Los novedosos juguetitos han sido abandonados a favor de tecnología más convencional. El teléfono que utiliza, aunque increíblemente atractivo y con aplicaciones interesantes, no detona ninguna explosión, ni dispara dardos tranquilizantes, ni mucho más. Eva Green como la chica Bond hace un papel razonable y su lugar en la historia tiene sentido, aunque por momentos resulta aburrida (aunque debo decir que cierta escena involucrando una bañera hace mucho por humanizar el personaje de Bond). Tampoco hay villanos desquiciados con deseos de conquistar el mundo a través de un descabellado plan, sólo hay hombres codiciosos que emprenden acciones cuestionables.

A pesar de todas las diferencias, la película entretiene, y a su manera, encaja en la serie de Bond. Después de una trepidante secuencia de persecusión que parece diseñada para un videojuego, la acción continúa escalando conforme Bond se va involucrando más en los planes de su antagonista. Las escenas que ocurren en el casino me parecieron un poco menos disfrutables, probablemente porque mis conocimientos de póker son limitados y es difícil emocionarse cuando no tenía la más remota idea de lo que estaba pasando y cuando estaba intentando recordar si una mano particular era buena o no. Lamentablemente, conforme el inevitable desenlace se acerca, la película raya en lo cursi y soporífero, aunque logra levantarse para un climático final.

Me pregunto cuál será la nueva dirección de la serie de Bond ahora. ¿Filmarán nuevamente desde las primeras películas, o reinventarán la historia del 007? Y también me pregunto si la característica elegancia de Bond será cosa del pasado o del futuro.

Por cierto, fanfarrias, que este es mi post #100.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: