“Orlando”, de Virginia Woolf

17 01 2006

Orlando, joven de encantadoras facciones, resplandeciente cabello rojizo y dueño de las piernas más hermosas que jamás hayan existido en un hombre, era el tí­pico noble de la época de la Reina Isabel. Elegante y refinado, encajaba de manera perfecta en la extravagante corte isabelina. O mejor dicho, casi tí­pico. Su sensibilidad a flor de piel lo hizo inclinarse hacia las artes de forma que no sólo adoptó como protegido a uno que otro escritor descarriado, sino que él mismo hundió las manos en la poco apropiada ocupación de la literatura mediante la creación de un épico poema, “La Encina”. Aún más inusual que un noble dedicando buena parte de su vida a un manuscrito es el hecho de que los eventos de su vida de los que nos hace partí­cipes se extienden desde la segunda mitad del siglo XVI hasta 1928, donde Orlando aún se encuentra en plenitud y gozando de perfecta salud.

A lo largo de cerca de tres siglos, contemplamos a Orlando crecer y madurar a un ritmo muy diferente que el del ambiente en el que vive. Somos espectadores de las pasiones deslumbrantes, terribles decepciones, e idilios con la poesí­a y la polí­tica de un joven que lo mismo se adapta a la suntuosa corte isabelina que a la exótica vida oriental y la sobria sociedad victoriana. El principal evento de la vida de Orlando es probablemente la más impactante transformación que haya sufrido personaje alguno en la literatura. Cuando leí­ este libro no conocí­a nada en absoluto acerca de su trama, por lo que fue una sorpresa monumental, de tal magnitud que tuve que leer un par de veces ese pasaje para verificar que habí­a entendido correctamente. Y quizá más sorprendente es la naturalidad con la que este evento ha sido tratado en un libro escrito en la primera mitad del siglo XX, que cabe aclarar, es en realidad una larga y entretenida carta de Virginia Woolf dirigida a Vita Sackville-West.

“Orlando” es un libro lleno de magia y fantasí­a, ameno, y definitivamente inusual. Con un estilo descarado y a la vez poético, Virginia Woolf logra sorprender – ¡y de qué manera! – con la emocionante biografí­a de un jovencito que trasciende las barreras del tiempo y la razón.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: