La Isla

23 09 2005

Imaginen un mundo post-apocalí­ptico, envuelto en una contaminación crí­tica que ha eliminado prácticamente toda la vida del planeta. Los pocos supervivientes que han sido rescatados se encuentran dentro de unas facilidades bajo tierra, bajo monitoreo constante y estrictas condiciones de salubridad. Algunos pocos afortunados son elegidos para visitar La Isla, el último rincón no contaminado de la Tierra, un paraí­so terrenal y el principio para restaurar la raza humana. Uno de estos supervivientes, Lincoln, soporta a duras penas la monótona vida en este centro, y se cuestiona el mundo que lo rodea. Su curiosidad lo lleva a un descubrimiento que altera por completo su percepción entera de sí­ mismo: el centro de rescate no es más que un almacén de partes para una avanzada póliza de seguro de vida: clones capaces de proporcionar órganos en caso necesario a los beneficiarios de la póliza.

La premisa de la pelí­cula es bastante interesante. Con todos los recientes avances cientí­ficos con respecto a la clonación, múltiples cuestionamientos han surgido con respecto a la moralidad de esta tecnologí­a. ¿Tienen alma los clones? ¿Es moralmente correcto alterar genéticamente a seres humanos? ¿Cuáles son las implicaciones de convertirse en dioses creadores y modificadores de vida? ¿De qué manera está ligada la memoria y la personalidad con el cuerpo?

No esperen respuestas a toda esta serie de cuestionamientos filosóficos en esta pelí­cula. Aunque se establece que la sociedad ha llegado a la conclusión de que la clonación es aceptable y que el alma está ligada a la conciencia y no a la sangre y carne, una vez que Jordan y Lincoln han escapado de las facilidades de esta poco escrupulosa aseguradora, la pelí­cula se convierte en una serie de persecuciones y secuencias de acción. Bastante espectaculares por cierto, y sin llegar a convertirse tediosas como en el caso de las secuelas de Matrix, pero quitan lugar a la reflexión para dar la mayor atención a los efectos especiales. “La Isla” es una pelí­cula sumamente entretenida, aunque deja algunos huecos en cuanto a la historia, y las preguntas que incita, lamentablemente, carecen de respuesta.

Probablemente lo más escalofriante es que la tecnologí­a que se menciona en esta obra de ciencia ficción ya es posible en la actualidad. Aunque ahora que lo pienso, aún más aterrador es que de acuerdo con la visión futurista presentada en la pelí­cula, el futuro de Internet es MSN en casetas en la calle, con acceso a directorios públicos directamente desde Internet que permiten contactar telefónicamente a cualquier persona en la privacidad de su hogar, además de que la consola de videojuegos que sobrevivirá un desastre mundial es la Xbox+++. Patrocinado por Microsoft, asumo.

Por cierto, ¿mencioné que me encantó Ewan McGregor?


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: