Dogville

16 03 2005

Algo tarde, pero ahora que al fin la están transmitiendo en televisión por cable, tuve la oportunidad de ver “Dogville”, una pelí­cula recomendada por uno de mis amigos. Y que bueno que lo hice, porque ésta es una de las pelí­culas más impactantes que haya visto.

A primera vista, “Dogville” es muy diferente a todo lo que he visto hasta el momento. En lugar de utilizar sets realistas o filmar en alguna localidad adecuada, el director optó por algo poco tradicional: un amplio escenario negro con las casas y calles delineadas con gis en el piso. Algunos objetos, como camas, mesas, sillas y puertas, sin paredes, complementan la escenografí­a. Ningún paisaje ni efecto especial adorna la historia, dejando al espectador ante la naturaleza humana sin más. El escueto decorado, aunado a la duración de casi tres horas de la pelí­cula, la hacen parecer intimidante, sin embargo, una vez que inició la historia, quedé atrapada y sin posibilidad de despegarme del televisor hasta que acabara.

La historia ocurre en un pequeño pueblo en medio de las montañas, Dogville, durante la Gran Depresión. Grace, una joven refinada, llega a este pueblo huyendo de un grupo de gángsters que intentan matarla por un motivo desconocido. Tom, un aspirante a filósofo, le ofrece la oportunidad de esconderse en el pueblo. En una asamblea, se decide concederle un periodo de prueba de una semana, tras el cual se volverá a decidir si se le permite quedarse más tiempo. En un inicio, Grace dedica un poco de tiempo a ayudar a cada habitante de Dogville en sus actividades diarias con la intención de agradecer a sus benefactores, sin embargo, a pesar de que “no hay nada que hacer”, cuando la policí­a coloca un anuncio buscándola, sus actividades voluntarias se convierten en obligaciones. Conforme Grace corre mayor peligro de ser encontrada, el pueblo incrementa sus exigencias y abusos. El final, lleno de sorprendentes eventos, lleva a muchas preguntas acerca de la naturaleza humana.

La crudeza con que esta historia acerca de la debilidad y el poder es narrada me produjo un fuerte impacto. Los habitantes de Dogville son mostrados con todos sus vicios y defectos, en un espacio desnudo que poco puede hacer por adornar sus carácteres. De acuerdo con la pelí­cula, un ser humano tomará ventaja de su condición de poder respecto a otros seres más débiles si es posible. ¿Es el ser humano bondadoso por naturaleza, como escribió Rosseau, o ya ha sido corrompido tanto que el abuso es parte intrí­nseca de su ser?

Otro punto interesante tratado en la pelí­cula es el perdón. Grace soporta estoicamente todos los abusos a los que es sometida, sin protestar apenas, sin embargo, el motivo por el que lo hace resulta poco claro la mayor parte del tiempo. La idea presentada es que la lí­nea entre la condescendencia y el perdón es muy delgada y difí­cil de discernir, y no en toda circunstancia el perdón es posible. ¿Es arrogante perdonar a los demás porque nuestros propios estándares de conducta son demasiado elevados? ¿En qué consiste el perdón entonces?

En buena parte, la pelí­cula presenta a los personajes actuando de la única forma en que lo podrí­an hacer. Sus acciones se encuentran condicionadas por el esquema de poder, y conforme este esquema se modifica, las acciones también toman otro curso. Este punto de vista determinista, aunque muestra conductas comunes en muchos casos, no creo que sea del todo correcto. Probablemente tengo demasiada fé en el género humano, pero creo que existe bondad genuina en el mundo, independientemente del poder. Si no, ¿dónde queda el libre albedrí­o entonces?


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: