La correa electrónica

21 02 2005

Tiemblen.

Soy fanática de la tecnologí­a. Los nuevos equipos Blackberry que presentó Telcel me parecen espectaculares. En general, son una preciosidad: pantalla a color de alta resolución, teléfono, PDA, teclado alfabético, mensajes, calendario, navegador de Internet y correo electrónico. Si me alcanzara el dinero, probablemente me gustarí­a una – aunque prefiero los teléfonos pequeños y sencillos. Y además de todo, es una verdadera arma de dos filos.

Mediante la integración del servidor corporativo BlackBerry con Exchange o Domino, no solo es posible enviar correos electrónicos desde el teléfono, sino también tener notificación inmediata de la recepción de un correo y visualizar archivos anexos (incluyendo documentos de Word, Excel y Power Point). Esto puede ser muy útil para algunas personas y negocios, pero, ¿realmente es necesario poder consultar correo electrónico en cualquier lugar?

Como mi trabajo implica tratar con personas en Estados Unidos, donde el uso de esta terminal es más generalizado, he podido observar algunos de los efectos de la Blackberry. Escribo un correo a las 8PM, nada urgente, esperando que me contesten al revisar su correo a la mañana siguiente, y en vez de eso, recibo una respuesta en 10 minutos. Escalofriante. No es el hecho de que me contesten tan rápido lo que me parece tan macabro, sino que hayan considerado necesario hacerlo en ese momento, a pesar de que no era algo tan importante. Aparentemente, la disponibilidad de correo electrónico en cualquier momento puede producir una compulsión por mantenerse en contacto. Y así­ poco a poco, la ventaja de acceder al correo mediante un dispositivo móvil, puede resultar en las comunicaciones controlando nuestras vidas. Si es posible contestar a un mensaje saliendo de la oficina, también es posible hacerlo en el hogar, en el cine, en el teatro, en un restaurante, etc.

Estar disponible todo el tiempo tiene sus ventajas, pero también es peligroso si no se traza con cuidado la lí­nea que divide la vida personal de lo demás. Las telecomunicaciones ofrecen oportunidades maravillosas, pero todo abuso es peligroso.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: