“Rayuela”, de Julio Cortázar

10 10 2009

Hace tiempo que no escribo acerca de libros, y el principal motivo es que pasé la mayor parte del año pasado con un libro en particular. Y bueno, tambien porque llegó (y terminó) el verano, y mientras haga calorcito, hay que aprovechar para pasearse. El libro que monopolizó mi tiempo libre se trata de “Rayuela”, de Julio Cortázar, una lectura retadora y sumamente personal, que demanda atención complete por parte de su audiencia.

Se podría decir que “Rayuela” es una historia de amor. También se podría decir que es un cuento de fantasmas, o una colección de apuntes y recortes de un escritor. Se pueden decir muchas cosas acerca de este libro, pero uno de los detalles más famosos del mismo es su inusual estructura. En la introducción, Cortázar señala que se puede leer “Rayuela” de dos formas: secuencialmente, o siguiendo un orden diferente, brincando para adelante y atrás con una serie de capítulos “prescindibles”. En mi opinión personal, no hay demasiada diferencia entre las dos versiones, y un lector que no deseé explorar esta obra en múltiples ocasiones se verá mejor servido leyendo la versión extendida desde un inicio.

La historia de “Rayuela” sigue a Horacio Oliveira, intelectual argentino buscando sentido a su existencia en París, y sus amores con La Maga. La segunda mitad de la historia sigue a Oliveira tras su regreso a Argentina, continuando esa futil búsqueda, pero marcado de por vida por los eventos de París. No ahondo más en los detalles de la historia porque no es lo más importante. Algunos pasajes son inolvidables, como el torrencial concierto de piano, la noche en vela con el pequeño Rocamadour, el uso creativo de unas tablas en una tarde calurosa, y el acordonado final. Pero “Rayuela” trasciende más allá de su línea narrativa, y presenta a unos personajes vivos, personajes con los que quizá no simpaticemos, pero que respiran y nos miran de regreso a través de las páginas.

“Rayuela” es una lectura que pide ser saboreada con calma. Cortázar nos demuestra línea con línea lo hermoso que es el lenguaje español, jugando con las palabras y la mente de sus lectores. Especialmente memorable es un capítulo escrito en glíglico, lenguaje de pasión pura con similar fonética y reglas ortográficas que el español. ¡Ah, cómo me gusta mi lengua!

About these ads

Acciones

Information

3 responses

28 12 2009
lantiss

Personalmente, no me gustó como comenzaba, y conforme lo leía me aburría más y más. No lo terminé de leer. Podría terminar de leerlo para dar una mejor crítica, pero sinceramente, no quiero perder mi tiempo. La forma en que describes al libro es muy bonita, jeje, pero creo que ya me hice una mala idea de la obra y de su autor.

14 08 2010
ester

me paso exactamente lo mismo que a Iantiss. No me gustaba el comienzo. Pienso que si despues de leer mas de ochenta paginas, no te engancha… estas perdiendo el tiempo. odio dejar los libros a medias pero mi excaso tiempo libre solo me deja leer algo que me apasione y cortazar me resulta tremendamente pesado y aburrido. lo siento.

11 09 2011
Guilo

Cortazar es un escritor que hay que leerlo sabiendo que hacia su obra sólo hay dos caminos definitorios o adoras su obra o huyes de ella sin miramientos. Tengo Rayuela a la espera de lectura. Espero sea pronto…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: